Las presentaciones de las nuevas colecciones de moda marcan las tendencias que vendrán, y el complemento por excelencia, la joya, tiene un hueco de honor en estas tendencias.

Este invierno vuelve a ponerse de moda la amplia paleta de colores. Tras haber pasado un año muy duro los diseñadores han querido poner un poco de color para generar esa esperanza de que juntos podremos con el virus.

Los colores, las cruces o las perlas vuelven como tendencias este año, pero lo más llamativo quizás sea, la tendencia ‘’one earring’’ o en español, llevar solo un pendiente.

Sin más preámbulos, empezamos:

Gargantillas:

Uno de los complementos con más historia detrás de el vuelve este invierno. Esta vez, se llevará un estilo más clásico que hemos podido apreciar en modelos cómo Alexander Mcqueen o Balmain.

Perlas:

Vuelven las perlas, si es que alguna vez se fueron. Este año se llevarán en pulseras, collares, pulseras y pendientes.

Brazaletes:

Este año se llevarán los brazaletes que puedas ponerte encima de la ropa invernal que lleves. Será una forma de diferenciarte del resto portando un complemento moderno y rompedor. Los diseñadores de Dsquared2 los han querido integrar jugando a los contrastes con las prendas de punto más delicadas.

Influencia animal:

Cada vez más el cuidar el medio ambiente y a los animales está en la agenda social y política de todo el mundo. Este invierno, como homenaje, se llevarán las joyas diseñadas con influencia animal.  Este invierno la fauna más variopinta ha decorado las pasarelas de Dior y Gianvattista Valli.

Cruces:

Este complemento, como las perlas, nunca se va realmente, es como los ‘’jeans’’, siempre vuelven. Este año se llevarán, sobre todo, las cruces decoradas con piedras naturales. Los desfiles de Chanel se llenan de grandes cruces con perlas y piedras naturales uniendo dos tendencias en una.

Cadenas:

Este invierno, las cadenas serán uno de los complementos protagonistas de la moda. Esta tendencia que llegó en verano seguirá en la cresta de la ola una temporada más. En clave XXL, con un eslabón de lo más retro y sin más artificios que el oro pulido hemos las hemos visto en Chloé y Bottega Venetta junto a prendas de punto.

Broches o pines:

Esta joya es el complemento ideal para decorar tu conjunto esta navidad, este invierno se llevarán pines o broches de todo tipo, desde clásicos a rompedores y modernos. Va a ser la guinda del pastel de todos los amantes de la moda. Valentino los usa a modo talisman sobre tejido de fiesta mientras Guivenchy o Antonio Marras le aportan dramatismo usando piezas que no pasan desapercibidas.

Aros:

Es la tendencia que nunca falla, los aros siempre están de moda. Este invierno se lleván grandes y dorados. Esta temporada, estas joyas, se han dejado ver en la colección del aclamado Jacquemus.

Joyas talismán:

En los momentos duros siempre vuelven este tipo de complementos con una simbología especial. Este invierno se llevarán joyas que sirvan como protección ante malos pensamientos y para tener buena predisposición hacia la vida.

One earring:

Por último, pero no menos importante, dejamos la tendencia más rompedora para el final. Si en verano se puso de moda llevar las orejas llenas de pendientes, este invierno es todo lo opuesto.

La novedad es llevar un solo pendiente en una oreja, a poder ser llamativo, para que este complemento lleve todo el peso del conjunto. Balmain y Valentino lo tienen claro; pelo y maquillaje estremadamente pulidos y la joya como máxima protagonista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.