Junto a colosales templos, pirámides y esfinges, añejos papiros decorados con pinturas o cubiertos de jeroglíficos, integran el enigmático rompecabezas de la civilización faraónica, que deslumbra hasta hoy por sus evidencias y hallazgos.

Los vetustos soportes, obtenidos a partir de una planta abundante en las orillas del Nilo, develan pasajes de esa época que unido a los descubrimientos de sepulcros, esculturas monumentales y otros vestigios aportan elementos para comprender historias, hilvanar datos y completar el gran tejido de esa influyente cultura.La técnica consistía en la superposición de tiras extraídas de una planta abundante en las orillas del Nilo y prensadas luego, sin olvidar el proceso de secado al sol, método ideado por los antepasados egipcios para confeccionar esa suerte de hojas, algunas de las cuales lograron sobrevivir hasta la actualidad con trazos de jeroglíficos o dibujos.La Cyperus papyrus (su nombre científico) prolifera en el delta del extenso curso de agua, de hecho desde tiempos de los faraones identificaba a esa región (Bajo Egipto), que se prolonga hasta la desembocadura en el mar Mediterráneo.Transcurridos milenios, es empleada para obtener a la usanza de antaño las delicadas láminas que reverencian a célebres personajes del Antiguo Egipto, escenas familiares, a los músicos de distintas dinastías, deidades, templos y amuletos como el Ojo de Horus y la Cruz o llave de la vida y la felicidad.Husmeando entre los pasajes del bazar Jan El Jalili, uno de los más famosos y concurridos de Oriente Medio, es posible escrutar minifábricas donde los lugareños crean cofres de nácar proveniente de las inmediaciones del mar Rojo, sortijas con piedras preciosas, perfumes a partir de secretas mezclas y también sitios donde exhiben los deslumbrantes papiros.Se trata de una práctica defendida por varias generaciones, mis bisabuelos retomaron este arte que nos enorgullece, comentó a Prensa Latina Mohamed Hassan, dueño de una tienda dedicada a mostrar y comercializar los llamativos soportes (otrora casi exclusivamente para escritura).La materia prima viene directamente desde el delta, luego hacemos las pinturas de manera artesanal, explicó el vendedor, quien afirma que contrariamente a otros, los suyos son originales.Hay de todo en el mercado, lamentablemente muchas imitaciones, algunas realizadas a partir de otras plantas, pero nuestra fábrica tiene cientos de años, es auténtica, no son hojas de plátano tratadas, enfatizó.Entre las ilustraciones de los papiros sobresalen escenas en las que recrean bodas de algunos de los más renombrados gobernantes de la civilización faraónica, momentos cuando disfrutaban de la música salida de las arpas, la silueta de reinas como Nefertiti o la máscara de Tutankamón.Muchas de esas láminas atesoran dos pinturas, una visible a la luz del día y otra en la ausencia de ella.Gracias a las búsquedas de expertos fue encontrado un papiro que data de la era del faraón Keops, quien reinó hace más de cuatro mil 500 años y ordenó construir la gran pirámide de Giza.Este manuscrito, descubierto con otros en 2013 por un equipo de arqueólogos franceses y egipcios en la región de Wadi Al Jarf, menciona la edificación de tal obra, única maravilla de la antigüedad que perdura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *