La circonita o zirconita es una gema muy valorada entre los joyeros sostenibles. Es el resultado sintetizado del óxido de zirconio, en su forma cristalina cúbica y por lo tanto su producción es netamente artificial.

Ideal para los amantes del brillo

Si no te puedes permitir el uso de diamantes ya sea por motivos económicos o ecológicos, deberías usar la circonita, una gema que no se extrae de canteras dejando una fuerte huella ambiental, pero que es preciosa y otorga mucho brillo.

Se trata de una gema sintetizada mediante un proceso cuidadoso sin dañar los ecosistemas frágiles. 

La circonita es una alternativa perfecta para joyeros con un sofisticado esfuerzo por mantener una elevada ética en la joyería, con el empleo de materiales sostenibles.

Algunas de nuestras joyas con Circonita

Propiedades de la circonita

Las joyas como la exclusiva  pulsera hydra y los elegantes pendientes de circonita de Hõbe son muy resistentes. La dureza de esta hermosa gema sintética se encuentra entre el 6.5 y 7.5 en la escala de Mohs, además es un material con un punto de fusión muy elevado.

El proceso de sintetizado del óxido de zirconio permite la inclusión de colores. Después de un cuidado meticuloso de los detalles, transmiten a la portadora del accesorio las sensaciones propias de la escala cromática.

Por ejemplo, para obtener tonos apasionados naranjas y rojos se emplea el cerio, usado en la industria eléctrica como catalizadores y empleado para pulir cristales.

El poderoso cobalto es incorporado para lograr una circonita verde, transmitiendo confianza y esperanza. Para lograr los tonos armónicos azules o dinámicos violetas requieren de mayor o menor grado de neodimio, valioso por su poder de atracción.

 Calidad de la circonita

Las gemas aunque sean sintéticas deben ser tratadas profesionalmente para obtener los mejores resultados. El corte hecho a máquina deja aristas sin pulir, sin embargo las manos profesionales de los artesanos de los talleres de Hõbe definen un acabado preciso y uniforme, inspirando riqueza y glamour.

La circonita como toda joya entra en una categorización de calidad basada en cuatro aspectos principales como la claridad, peso, corte y color. Esta escala va desde la AAAAA como la circonita de mejor calidad por su dureza y nitidez, y pasa por seis escalones hasta llegar a la AB, correspondiente a un producto opaco y suave, por lo tanto menos resistente.

Historia de la circonita

El zirconio fue descubierto por Martin Henrich Klaproth en 1789 y el óxido de zirconio ZrO2 en su forma cúbica o zirconita cúbica, fue descubierto posteriormente cuando se intentaba obtener los cristales del zirconio.

Las bondades de este material han sido difundidas gracias a su belleza e isometría alcanzadas por los artesanos ubicándolo como un claro competidor del diamante. Pero tuvo su apogeo en el siglo XVIII cuando paradójicamente comenzó a llamarse con el término despectivo de “diamante de los pobres”. Pero aún con ese nombre, fue utilizada para complementar reliquias de grandes personajes de la historia de la humanidad.

Tal es el caso de la cruz del pectoral de San Caledonio de la catedral de Calahorra, que fue engastada en oro y piedras preciosas en el siglo XVII, pero para el siglo XIX fue realzada con gemas engastadas en sustitución de las faltantes originales. En la misma reliquia funeraria fueron empleados tres cuarzos cuadrados y hermosos vidrios sintéticos junto a una preciosa circonita cúbica de talla esmeralda.

Significado y valor de la circonita cúbica

En Australia Occidental está poderosamente relacionada con la sabiduría y la iluminación, y con propiedades regenerativas del organismo y regulación del sueño.

Antes de su proceso de difusión podría decirse que la circonita cúbica original fue descubierta por los soviéticos y los franceses también tuvieron su versión.

Después del proceso de purificación obtenida en 1914, la producción comercial de esta gema sintética ha tenido dos vertientes.

En primer lograr se obtiene circonita con la inclusión del refinado y valiosísimo itrio para estabilizar su fase cúbica. En segundo lugar se encuentra el uso más generalizado del calcio empleado para la producción en masa.

En conclusión, las joyas elaboradas con la circonita cúbica son el resultado de un proceso cuidadoso de sintetizado de un material, y no por explotación e irrupción ecológica. En Hõbe cuidamos de cada detalle para que nuestros clientes luzcan orgullosamente un accesorio de calidad lleno de glamour y sofisticación cuidando el impacto medio ambiental, y disminuyendo la huella ecológica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *